Los implantes dentales son la mejor opción terapéutica para la reposición de piezas ausentes. Es esencial la planificación de cada caso, para determinar las dimensiones del implante (en función del volumen óseo remanente), el número necesario (en función de las piezas ausentes) y la posición ideal del mismo (en función del tipo de prótesis). Una vez colocado el implante en el lecho óseo, y cumplidos los tiempos de cicatrización, se confecciona el tipo de prótesis:

Prótesis fija: unitaria (coronas metalocerámicas), múltiple (puentes metalocerámicos), completa (rehabilitaciones totales, metalocerámicas o de metal-resina).

Prótesis removible: completa (sobredentaduras).